Entrevista a Andrés Ehrenhaus sobre Knowhaus, la primera agencia literaria de traductores

Knowhaus cumple un año y me intrigaba saber cómo había funcionado esta interesante idea entre editoriales y traductores, así que decidí presentar a Andrés Ehrenhaus, el responsable principal de esta agencia y excelente traductor, unas preguntas, que ha respondido amablemente. El balance general es positivo, pero además nos presenta la prometedora creación del Club de Traductores, que pretende dar salida a traducciones de todas las variantes del castellano. Esto es lo que nos explica Andrés.

1) ¿Cuáles son los objetivos generales de Knowhaus? ¿Qué servicios ofrece?

La agencia representa a traductores y correctores ante la industria editorial, pero no actúa como simple intermediario entre contratados y contratantes sino más bien como vehículo para que el profesional consiga encargos de traducción y corrección en unas condiciones aceptables, sin necesidad de negociarlas previamente con el editor ni de ir llamando de puerta en puerta. Además de proporcionar encargos a los interesados, la agencia actúa también como representante de profesionales que desean proponer traducciones, renegociar condiciones de encargos anteriores o gestionar su patrimonio; por último, ofrece una serie de servicios a las editoriales vinculados al ejercicio de los derechos de autor.

2) ¿Cómo funciona en la práctica la agencia? ¿Qué debe hacer el traductor para disponer de sus servicios? ¿Qué beneficios obtiene Knowhaus?

Lo más habitual es que la agencia reciba un encargo de traducción (o corrección) por parte de un editor y que lo ofrezca a aquellos profesionales que considere más idóneos para llevarlo a cabo. Para ello debe contar con la información adecuada, que recibe de los propios interesados, generalmente vía email, aunque también se celebran reuniones presenciales (llevamos varias en Barcelona y una en Madrid) donde se intercambia información y se resuelven dudas. El profesional interesado en utilizar los servicios de la agencia sólo tiene que mandar un email con sus datos, su interés específico en la agencia, un resumen de su trayectoria, su disponibilidad, sus aspiraciones laborales o sus dudas, que serán resueltas a la mayor brevedad posible. Todo traductor o corrector que haya manifestado su interés queda inmediatamente registrado como cliente y pasa a formar parte de la base de datos de la agencia. En cuanto a los beneficios, y aunque Knowhaus suele negociar caso por caso, digamos que lo habitual es que en un encargo estándar de traducción o corrección se quede con un 8% del tanto alzado o del anticipo a cuenta de derechos que percibe el profesional una vez entregado su trabajo.

3) ¿Cuál es el balance de este primer año de funcionamiento? ¿Cuántos traductores han conseguido una traducción gracias a Knowhaus? ¿Cuántos libros en total?

El balance es óptimo, teniendo en cuenta que se trata de una experiencia única, sin parangón ni antecedentes en la industria editorial de habla hispana y, tal vez, del universo mundo. Hace apenas un año que nos lanzamos a la piscina y la respuesta de todos los sectores ha sido sorprendentemente positiva. Hasta ahora hemos repartido alrededor de veinte encargos, tanto de traducción como de corrección, a profesionales de los más diversos perfiles: consagrados, principiantes… Puesto que recién empezamos, la idea es abrir el juego y, en la medida de las posibilidades, tratar de no restringirnos a un pequeño grupo de clientes, aunque ha habido traductores y correctores que han repetido encargo.

4) ¿Las editoriales consideran eficaz la labor de la agencia? ¿Cuántas editoriales han recurrido a los servicios de Knowhaus?

La respuesta de las editoriales ha sido favorable pero muy diversa. Algunas han aceptado de entrada el envite y otras han sido más cautas y se han limitado a ofrecer un encargo o dos, a ver cómo respondía la agencia y los profesionales propuestos. Por otra parte, la agencia suele rechazar las propuestas que no se ajustan a unas condiciones tarifarias y contractuales dignas, de manera que no todas las editoriales entran en el abanico de posibilidades. En principio no trabajamos con tarifas de traducción inferiores a los 10/11 euros por plantilla de 2100 para las lenguas mayoritarias, ni aceptamos contratos salvajes por legales que sean. La idea es ofrecerle al profesional una tarifa y unas condiciones apetecibles y, en algunos casos, bastante mejores que las habituales, y hacer todo lo posible por acortar la duración de las cesiones, aumentar los porcentajes de derechos, etc. Hasta ahora hemos trabajado con unas doce editoriales muy distintas entre sí: pequeñas, medianas independientes, grandes grupos…

5) ¿La agencia ha conseguido mejorar las condiciones del contrato de traducción y las tarifas?

En muchos casos sí: hemos conseguido una tarifa superior a la ofertada inicialmente por el editor (y a la habitualmente aceptada por el traductor o corrector) y en algunos casos hemos conseguido reducir de manera sensible la duración de las cesiones, tanto para papel como para ebook, aunque esta es una de largo aliento y para la que convendría aunar criterios y aglutinar fuerzas. Nuestra propuesta es que la duración del contrato de traducción de una obra sea la misma o apenas mayor que la del contrato de edición de la misma, puesto que en la práctica no valen nada el uno sin el otro, pero no todos los editores están dispuestos a ceder en este punto. Nuestra percepción, sin embargo, es que a la larga prevalecerá la cordura y ambas duraciones se equipararán en torno a los 7 u 8 años.

6) ¿Knowhaus puede encargarse de buscar una editorial que quiera editar la traducción de una obra propuesta por un traductor? En este caso, ¿qué tiene que hacer el traductor?

Como he comentado antes, éste ha sido uno de los servicios que viene ofreciendo la agencia desde el principio. El traductor que tenga una o varias propuestas de traducción no tiene más que hacérnoslas llegar por email, acompañadas de las indicaciones que considere pertinentes, y nosotros trataremos de encontrar un editor interesado. No obstante, esta labor suele ser ardua y, para qué engañarnos, poco fértil. Es por ello que Knowhaus, junto con la editorial argentina Paradiso y el Club de Traductores Literarios de Buenos Aires, acaba de lanzar una colección de promoción de proyectos de traducción, llamada Club de Traductores (http://bit.ly/ICbIpo, http://bit.ly/IR3rAK, http://t.co/O7ArbeFj), destinada a ofrecer la posibilidad de ver publicados numerosos proyectos de calidad que no acaban teniendo cabida en el ámbito altamente condicionado de la edición comercial. La colección, además, apuesta por todas las variantes de castellano, sin imponer en ningún caso un estándar artificial y ajeno a la lengua de cada traductor. Estas propuestas pueden canalizarse a través de la agencia o enviarse a la dirección establecida a tal efecto, coleccionclub@gmail.com, y serán evaluadas y consideradas a la mayor brevedad. En breve también publicaremos unas bases mínimas en nuestra página web, así como en la de la editorial Paradiso y en el blog del CTLBA.

7) ¿Puede ser interesante y eficaz acudir a la agencia para iniciarse en el mundo de la traducción de libros?

Por todo lo expuesto anteriormente, sí, sin duda. Más que para iniciarse en la traducción en sí, para poner un pie firme en el mercado laboral y no dejarse explotar sin necesidad.

8) ¿Existen agencias de este tipo en otros países?

Que nosotros sepamos y hasta donde hemos investigado, no. Hay agentes literarios que han hecho de intermediarios entre un determinado traductor solicitado por el autor y el editor de turno, pero son casos aislados y puntuales. Eso sí, nos encantaría saber que empiezan a surgir agencias similares, orientadas por los mismos principios.

9) ¿Cuáles son las diferencias esenciales entre Knowhaus y una agencia literaria?

La diferencia esencial es que el agente trata de colocar en las editoriales las obras de sus clientes y nosotros distribuimos entre nuestros clientes las traducciones o correcciones que solicitan las editoriales. Una vez hecho el contacto y aceptadas las condiciones básicas pactadas, la relación contractual relativa al encargo propiamente dicho se establece entre el profesional y la editorial; nosotros recién facturamos nuestros servicios cuando el trabajo ya está entregado, aceptado y pagado.

10) ¿Cómo ves el futuro de Knowhaus en esta época de crisis?

Esta es una pregunta crucial. No tanto por la crisis que empieza a perfundirlo todo sino porque la experiencia de un año corto nos está poniendo ante la disyuntiva de crecer o mantener un perfil bajo como hasta ahora. Son tantos los colegas que se han acercado a nosotros en busca de encargos que empezamos a necesitar una estructura algo más amplia y flexible, capaz de dar respuesta a todas las solicitudes y contactos, gestionar lo que está en marcha y acrecentar al mismo tiempo las fuentes de trabajo. Puede que a algunos les suene paradójico pero Knowhaus trabaja más a medida que la crisis se agudiza; a todo ello, además, hemos de sumar ahora la participación en la colección Club de Traductores, que sin duda se llevará, al menos al principio, buena parte de nuestras energías. Otro de los campos que hasta ahora no hemos podido atender como corresponde es el de la visibilidad pública; ser la única agencia que se encarga de un sector tan poco visible de por sí como la traducción no contribuye a que se nos vea como corresponde. Por eso agradecemos tanto la posibilidad de darnos a conocer y explicarnos libremente que nos brindan blogs como el tuyo, Núria, que son como islitas hospitalarias para los navegantes del archipiélago enorme y disperso de la traducción de libros. Gracias de todo corazón.

Muchas gracias, Andrés, por tus respuestas y muchos ánimos en la nueva etapa. Imagino que no es fácil gestionar una agencia que pretende servir a los traductores, unos bichitos que parece que viven en el interior de la tierra, a juzgar por el caso que muchas veces nos hacen los medios de comunicación, los editores y los lectores. Y más en esta época de crisis, que nos está afectando mucho, en la que nuestros patronos intentan seguir el ejemplo de nuestros gobiernos y recortar, recortar, recortar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Traducción literaria y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Entrevista a Andrés Ehrenhaus sobre Knowhaus, la primera agencia literaria de traductores

  1. amaia gómez goikoetxea dijo:

    Nuria, ya sabes (por la lista de distribución de APTIC) que esta información tiene gran valor para nosotros y en mi nombre y en el de muchos colegas te agradecemos el seguimiento y la difusión que has hecho de esta agencia.
    Un abrazo,
    amaia

    • Nuria Viver dijo:

      Gracias Amaia. Todos esperamos que funcione cada vez mejor y se convierta en una herramienta útil para conseguir trabajos de traducción en unas condiciones dignas.
      Un abrazo.

  2. Adriana Casals Riera dijo:

    Fantástica entrevista! como traductora estoy muy contenta de saber que existe una agencia de este tipo! Muchas gracias!

    • Nuria Viver dijo:

      Bueno, pues me temo que Knowhaus ya no funciona, está a punto de dejar de funcionar. ¡Una verdadera lástima! En cuanto la noticia sea segura, le pediré a Andrés Erenhaus que nos explique cosas al respecto.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s