Uso de la palabra «diferente»

Hace un tiempo que me encuentro con frecuencia con un uso de la palabra «diferente» un tanto extraña, redundante, diría yo. No solo se ve en textos escritos, sino en el discurso oral, en la tele o en conferencias. De repente, parece que tenga que añadirse esta palabra, o su sinónimo «distinto/a» en algunas ocasiones, cuando no es necesario y hasta parece chistoso. Vamos a ver algunos ejemplos.

  • Este ejercicio puede realizarse de nueve formas diferentes. ¿Qué os parece esta frase? ¿Es que podría realizarse de nueve formas iguales? No, si fueran iguales, ya no serían nueve, sería una. Si son nueve formas es porque son diferentes, ¿no? Entonces, ¿por qué añadir la palabra «diferentes». Es una redundancia, creo yo.
  • El cultivo demostró la existencia de dos especies diferentes. ¿Es que serían dos especies si no fueran diferentes? Sería una, ¿verdad? ¿Me quieren decir que se trata de dos subespecies de la misma especie? No, porque entonces no serían dos especies, sino una especie con dos subespecies. ¡No me lo explico!
  • La obra se edificó dos años diferentes. La frase ya es un poco rarita en conjunto, pero, centrándonos en la palabrita, ¿es que dos años pueden ser iguales? Las editoriales siguen pagando lo mismo que el año pasado, pero eso no hace iguales a los años, ¿verdad? O al menos solo en un aspecto. No veo ningún motivo para añadir esta palabra.
  • La bibliografía constaba de diez obras diferentes. ¡Vaya, qué cosas! ¿Os imagináis una bibliografía con diez obras iguales? Si son diez obras, será porque son diferentes, ¿no? ¿O se me escapa algo muy gordo?
  • En este viaje, visitaremos dos países diferentes. ¡Oh!, ¿es que existen agencias de viajes que te lleven a visitar dos países iguales? ¡Me encantaría conocerla! Claro que podemos interpretar que los países son muy diferentes o que se pretende resaltar este hecho. Pero no parece el caso, ¿verdad?
  • Se incluyeron en el estudio 135 personas diferentes. ¡Ah, es que no había gemelos! ¿Será esto? Tampoco lo parece.

La palabra «diferente» tiene sus aplicaciones, desde luego, pero muchas veces no es necesaria, en mi opinión.

Esta entrada fue publicada en Traducción científica, Traducción literaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s