Huesos de la cabeza

Según el Diccionario de términos médicos, el cráneo es el conjunto de huesos que delimitan la cavidad craneal y dan forma a la parte superior y posterior de la cabeza. Por lo tanto, los huesos de la cabeza incluyen, por una parte, el cráneo, que encierra el encéfalo, y, por otra parte, los huesos de la cara, donde se encuentran los ojos, la nariz, los pómulos y la boca. Llamamos «calavera» al cráneo y los huesos de la cara, es decir, a los huesos de la cabeza, aunque esta palabra no la encontraremos mucho en textos médicos. Vamos a estudiar estos huesos y también veremos sus nombres en francés.

Empecemos por enumerar los huesos que constituyen el cráneo. Son ocho, dejando aparte los huesecillos del oído, aunque dos de ellos son dobles, o sea que solo tendremos que estudiar seis:

  1. Frontal (1)
  2. Temporal (2)
  3. Parietal (2)
  4. Occipital (1)
  5. Etmoides (1)
  6. Esfenoides (1)

Los huesos de la cara, por su parte, son catorce, casi todos dobles:

  1. Cornete inferior (2)
  2. Malar (2)
  3. Lagrimal (2)
  4. Nasal (2)
  5. Palatino (2)
  6. Mandíbula (1)
  7. Maxilar superior (2)
  8. Vómer (1)

Vamos a estudiar cada uno de estos huesos con mayor detalle. Empecemos por el cráneo.

Frontal. Es un hueso impar (hay solo uno) que forma la frente, la parte superior de las órbitas, donde se encuentran los ojos, la parte superior de las fosas nasales y la base de la fosa craneal anterior, sobre la que se sitúan los lóbulos frontales del cerebro. Tiene dos partes: una porción vertical que recibe el nombre de escama, que forma la frente, y una porción horizontal, que es interna y forma la base de la fosa craneal anterior, la parte superior de la órbita y de las fosas nasales. Se articula con los dos parietales, el etmoides, el esfenoides, los dos maxilares superiores, los dos malares, los dos lagrimales y los dos nasales. La articulación con los dos parietales forma la sutura coronal. La articulación con el esfenoides forma la sutura esfenofrontal. La porción vertical, cerca de la órbita, alberga los senos frontales, que son dos senos paranasales, es decir, cavidades llenas de aire que se comunican con las fosas nasales.

Temporal. Es un hueso par, hay uno a cada lado de la cabeza. Su forma es un tanto complicada, porque, en su interior, se encuentran los diferentes elementos que forman el oído y los órganos del equilibrio. Tiene cuatro partes: porción escamosa (la más plana), porción timpánica (donde se encuentra el conducto auditivo externo), porción mastoidea (el hueso que se toca detrás y debajo de la oreja) y porción petrosa o peñasco (donde se alojan los órganos auditivos y del equilibrio). Se articula con el occipital, el parietal, el esfenoides, el malar y la mandíbula. Es un hueso muy importante para todo lo relacionado con el oído, sobre todo para la cirugía ótica, pero también pasan por su interior estructuras como el nervio facial, la arteria carótida interna y la vena yugular interna.

Parietal. Es un hueso par, con una forma bastante sencilla, porque constituye la parte superior y lateral alta de la cabeza. Se articulan uno con otro por la sutura sagital; los dos parietales se articulan con el frontal por la sutura coronal; también los dos parietales se articulan con el occipital por la sutura lamdoidea; la articulación de cada parietal con el temporal forma la sutura escamosa; también se articula con el esfenoides. En su parte anterior y posterior, se encuentran, en el bebé, las fontanelas anterior y posterior, de las que hablaremos en otra ocasión.

Occipital. Es un hueso impar (solo hay uno), que se encuentra en la parte posterior e inferior de la cabeza. En su parte inferior, tiene un agujero, el agujero occipital, agujero magno o foramen magno, por el que pasa el sistema nervioso central (bulbo raquídeo). Tiene tres partes, la porción basilar, por delante del agujero occipital, la escama, por detrás del agujero occipital, y las porciones laterales. Se articula con los dos parietales por la sutura lambdoidea, con los dos temporales, con el esfenoides y con el atlas, la primera vértebra cervical, por una articulación que se llama cóndilo occipital, a ambos lados del agujero occipital.

Etmoides. Es un hueso complicado que se encuentra en el centro del cráneo, impar y muy irregular. Para hacernos una idea, se encuentra entre los ojos y la nariz, en la línea media. Forma la parte lateral de las órbitas, donde se encuentran los ojos, así como las fosas nasales. Se articula con el frontal, el esfenoides, los maxilares, los lacrimales, los palatinos, los cornetes inferiores y el vómer. Como elementos importantes, tiene una lámina cribosa, con orificios por donde pasan los haces del nervio olfatorio; una lámina vertical que forma parte del tabique nasal, y las celdillas etmoidales, que forman parte de los senos paranasales.

Esfenoides. También es un hueso complicado, impar y muy irregular, que se encuentra en la línea media del cráneo, por detrás del etmoides. Se articula con el occipital, el etmoides, el frontal, los parietales, los temporales, el vómer, los malares y los palatinos. La porción central, o cuerpo esfenoidal, forma el seno esfenoidal, hueco; de esta porción central, salen seis apófisis: dos alas mayores, dos alas menores y dos apófisis pterigoides. En el cuerpo, se encuentra la silla turca, donde se asienta la hipófisis. Las alas mayores y menores forman las paredes lateral y posterior de la órbita. Por sus numerosos orificios, pasan nervios importantes, como el nervio óptico.

Vamos a describir ahora los huesos de la cara:

Cornete inferior. Es un hueso pequeño, par, que se encuentra en la parte lateral de las fosas nasales. Tenemos un cornete superior y un cornete medio, pero forman parte del hueso etmoides. Se articula con el etmoides, el maxilar superior, el lagrimal y el palatino.

Malar. También se llama cigomático o yugal. Es un hueso pequeño, par, que se encuentra en la zona del pómulo. Forma la parte lateral inferior de la órbita. Se articula con el frontal, el temporal, el esfenoides y el maxilar superior.

Lagrimal. También llamado unguis. Es un hueso pequeño y par que forma parte de la cara externa de las fosas nasales y de la pared anterior interna de la órbita. Se articula con el frontal, el etmoides, el maxilar superior y el cornete inferior. Junto con el frontal, delimita una fosa en la que se encuentra el saco lagrimal.

Nasal. Es un hueso pequeño y par que se encuentra en el dorso de la nariz. Los dos huesos nasales se unen entre sí. Se articula con el frontal y el maxilar superior. En la parte inferior, se une al cartílago nasal para formar la nariz.

Palatino. Es un hueso par, muy irregular que forma una parte del paladar duro. Tiene una porción horizontal y una vertical. La horizontal es la que forma el paladar duro y se articula con el maxilar superior. La porción vertical forma una pequeña parte de la orbita (zona posterior inferior). También forma parte de las fosas nasales.

Mandíbula. Es un hueso impar, el único que se mueve para abrir y cerrar la boca. Está formado por un cuerpo horizontal, donde se encuentran los dientes inferiores, y dos ramas verticales a los lados, que se articulan con el hueso temporal mediante una articulación, el cóndilo mandibular. También recibe el nombre de maxilar inferior.

Maxilar superior. Es un hueso par, en el que se encuentran los dientes superiores. También forma una parte del paladar duro y contiene el seno maxilar, el más grande de los senos paranasales. Contribuye a formar las fosas nasales. Se articula con el maxilar superior del otro lado, el frontal, el etmoides, el malar, el lagrimal, el nasal, el vómer, el palatino y el cornete inferior.

Vómer. Es un hueso impar y central, que forma la parte posterior inferior del tabique nasal. Se articula con el esfenoides, el etmoides, el maxilar superior y el palatino. Divide las fosas nasales en dos, derecha e izquierda, y se une al cartílago nasal en la parte anterior.

Los huesos de la cabeza deben imaginarse en tres dimensiones y, por ello, sus relaciones son complicadas. Albergan órganos esenciales, como el cerebro, el cerebelo y el tronco encefálico, las tres estructuras que forman el encéfalo. Los ojos, la nariz y la boca también están delimitados por los huesos de la cabeza. En este vídeo, podéis ver un resumen de todos estos huesos.

Esta entrada fue publicada en Anatomía humana y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s