Huesos del cuello y el tronco

¿Qué es el tronco? Pues lo que comúnmente se llama cuerpo o torso, es decir, el tórax en la parte superior y el abdomen en la parte inferior. Al tronco, se fijan la cabeza por arriba, a través del cuello, y las extremidades superiores e inferiores, ¡pero esto ya lo sabéis! Es frecuente confundir el tronco con el tórax, pero no es lo mismo; el tórax es solo una parte del tronco, hasta el diafragma, después está el abdomen, cuya parte inferior recibe el nombre de pelvis. Vamos a ver qué huesos podemos estudiar en el tronco.

Para empezar, se encuentran las vértebras, que forman la columna vertebral, las costillas, el esternón, la clavícula y la escápula. En el cuello, encontramos un huesecillo llamado hioides. También tenemos que estudiar los huesos de la pelvis: sacro, cóccix y hueso ilíaco, con sus tres partes, ilion, isquion y pubis. Las costillas protegen los importantes órganos que se encuentran en el interior del tórax (pulmones y corazón), pero también el hígado y el bazo, que están en el abdomen. A partir de algunos de estos huesos, se formarán las articulaciones con los huesos de los brazos y las piernas.

Así se llaman estos huesos en francés:

Vértebras. Son huesos cortos que forman la columna vertebral. De arriba abajo, tenemos 7 vértebras cervicales (corresponden al cuello), 12 vértebras dorsales (de las que salen las 12 costillas), 5 vértebras lumbares, 5 vértebras sacras y 3-5 vértebras coccígeas. Las 5 vértebras sacras se fusionan y forman el sacro; las 3-5 vértebras coccígeas también se unen para formar el cóccix. Cada vértebra tiene un cuerpo, un arco, dos apófisis transversas, cuatro apófisis articulares y una apófisis espinosa. El arco y el cuerpo vertebral delimitan el agujero vertebral, por el que pasa la médula espinal o los nervios de la cola de caballo en el caso de la zona lumbar y sacra. La parte anterior del arco, antes de la apófisis transversa, se llama pedículo y la parte posterior, lámina. Las cuatro apófisis articulares, dos a cada lado, sirven para articular las vértebras entre sí. Estos elementos también delimitan el agujero de conjunción, por donde salen los nervios raquídeos procedentes de la médula. Las dos primeras vértebras son algo diferentes de las demás y reciben nombres especiales: atlas y axis. El atlas, la primera vértebra, no tiene cuerpo, es solo un arco anterior y otro posterior unidos por unas masas laterales con las apófisis. El axis, la segunda vértebra, tiene la apófisis odontoides, que sale hacia arriba y se articula con el atlas.

Costillas. Se encuentran en el tórax y son huesos planos, 12 a cada lado. Van desde la columna vertebral por detrás hasta el esternón por delante. Forman la parrilla costal, que protege órganos importantes, como el corazón y los pulmones. De las 12 costillas que tenemos a cada lado, 7 reciben el nombre de «verdaderas», porque llegan hasta el esternón a través de un cartílago costal propio; las 5 últimas se llaman «falsas» porque, o bien llegan al esternón a través del cartílago costal de la 7.ª costilla (costillas 8.ª, 9.ª y 10.ª), o bien no llegan, quedan flotando (costillas 11.ª y 12.ª), por eso se llaman «flotantes». No todas las costillas son iguales, pero podemos decir que tienen varias partes: la cabeza, que se articula con el cuerpo vertebral, el cuello, el tubérculo, que se articula con la apófisis transversa de la vértebra, el ángulo y el cuerpo.

Esternón. Es el hueso que tenemos en el centro del tórax, en la parte anterior. Tiene varias partes: el manubrio, que es la parte superior, el cuerpo y la apófisis xifoides. Se articula con la clavícula y con los cartílagos costales de las 7 primeras costillas.

Clavícula. Es el hueso que se encuentra por encima de la primera costilla, cuando termina el cuello y empieza el tórax. Tiene forma de S alargada. Va desde el manubrio esternal hasta la escápula. Es el hueso que une el tórax con el miembro superior. Junto con la escápula, forma la cintura escapular.

Escápula. Es el hueso de forma triangular que se desliza por la parte posterior del tórax cuando movemos el brazo; también se llama omóplato. Se articula con la clavícula y con el húmero. Es un poco complejo. En su parte anterior, consta de una parte plana, atravesada en la parte superior por la espina de la escápula, que la divide en la fosa supraespinosa por arriba y la fosa infraespinosa por abajo; un cuello; una apófisis coracoides; un acromion, y una cavidad glenoidea, que forma parte de la articulación con el húmero. La parte anterior, que se desliza por encima de las siete primeras costillas, se llama fosa subescapular.

Hioides. Es un huesecillo en forma de herradura que se encuentra en la parte superior del cuello, al que rodea, justo por debajo de la mandíbula. Tiene varias partes: cuerpo, astas mayores y astas menores. En este hueso, se insertan gran cantidad de músculos pequeños.

Sacro. Es un hueso de forma triangular, continuación de la columna lumbar, con la que se articula. En realidad, es la unión en la infancia de 5 vértebras sacras que se han fusionado, formando un solo hueso. Se articula con la última vértebra lumbar, con el hueso ilíaco y con el cóccix. Tiene un orificio en el centro (conducto sacro), continuación del agujero vertebral, por donde pasan un conjunto de nervios. Por una serie de orificios bilaterales, los agujeros sacros, van saliendo estos nervios para inervar a los músculos y los órganos que les corresponden. En la parte posterior del hueso, se encuentra la cresta sacra. Junto con el hueso ilíaco, delimita un gran orificio, el estrecho superior de la pelvis, por donde tiene que pasar el feto al nacer.

Cóccix. Es el último huesecillo de la columna vertebral, a continuación del sacro, con el que se articula. En realidad, es la fusión de 3-5 vértebras coccígeas. Tiene forma triangular.

Hueso ilíaco. Es un gran hueso par que forma la pelvis. Consta de tres partes: ilion, isquion y pubis. Se articula con el sacro y con el fémur. Los dos huesos ilíacos, el derecho y el izquierdo, se unen en la parte anterior en la sínfisis púbica. Junto con el sacro, forman la cintura pélvica.

Estos son los huesos del tronco. Ya hemos descrito los huesos de la cabeza, así que nos faltan los huesos de las extremidades. Continuará…

Esta entrada fue publicada en Anatomía humana, Traducción científica y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s