Abejas y golondrinas (busca el error)

La primavera ha pillado a Laura con un montón de trabajo, pero todavía le queda un poco de tiempo para disfrutar del calorcito recién llegado, el jolgorio de los pájaros, la belleza de las flores y la buena literatura leída al sol. El sufrimiento de miles de personas por la pandemia y el constante goteo de fallecimientos la entristecen, mucho, pero parece que ya se empieza a vislumbrar el final de este horror. Le siguen llegando muchos textos de medicina para traducir y sueña con la propuesta de un libro. ¿Qué tal uno sobre animales? O mejor de astronomía. O de historia. O de antropología. En fin, algo que le permita aprender cosas nuevas.

Las abejas, por ejemplo, son un mundo apasionante, piensa. Están las abejas melíferas, que viven como en una granja y producen miel para que los humanos se la robemos. ¡Pobrecitas! También están las abejas silvestres, que viven libres. Laura se da cuenta de que no sabe absolutamente nada de estas abejas. ¿Producen miel? ¡Sí, claro, son abejas! ¿Hay muchas especies? ¿Cómo podemos ayudarlas a sobrevivir?

—¡Ya estás con la mente en las nubes! —le dice Pol.

—Estaba pensando en las abejas silvestres. ¡No sé nada de ellas! Tengo que ponerme a estudiar sobre eso.

—¿No estabas haciendo un curso sobre minerales y rocas?

—Pues es verdad. También es muy interesante. Se me atropellan las cosas que quiero estudiar. ¡No tengo más remedio que creer en la reencarnación, Pol!

—Reencárnate en abeja, así lo sabrás todo sobre ellas.

—¡Mejor que en mineral, desde luego, aunque sea un bonito rubí!

—Venga, vamos a dar un paseo, a ver si vemos alguna abeja silvestre —dice Pol.

Acaban de ver la primera pareja de golondrinas recién llegadas de África cuando suena el móvil de Laura. ¡Vaya! ¿Será otra traducción? ¿Un cliente nuevo que necesita traducir un texto sobre abejas? No tiene tiempo de pensar mucho más. Es una colega traductora que le suelta un «Hola, Laura» muy alegre. ¿Le habrán dado a ella la traducción sobre abejas? ¡Es bióloga! No, no se trata de eso.

Su amiga tiene un síndrome del túnel carpiano en la mano derecha desde hace ya mucho tiempo. Nunca se había decidido a consultar al médico, pero los síntomas iban empeorando. Además del dolor y los hormigueos, se le estaba quedando la mano debilucha y le entró miedo. «¿Y si se me paraliza la mano? ¡No podré traducir!» Le habían hecho unas cuantas pruebas y hoy le daban el resultado.

—Me ha dicho el médico que tengo una compresión importante del nervio mediano, pero todavía no hay déficit motriz. Me tienen que hacer una operación para que el nervio quede libre y ya está. ¿Qué te parece? ¡Es una buena noticia! ¡No tendré que traducir con una mano!

—Estupendo, me alegro mucho.

Las dos golondrinas siguen sus evoluciones silenciosas por el cielo. Laura piensa en el cansancio de las pobrecitas, después de este largo viaje. Cuando está punto de compadecerse de ellas en voz alta, se da cuenta de que se han pegado un gran viaje. ¡Qué envidia! Están cansadas pero felices. Ahora les toca reproducirse, ¡eso también es agradable! Esperemos que opten por los mosquitos, las avispas y las moscas para su dieta, y dejen a las abejas tranquilas.

Hay un error en el texto. Bueno, uno voluntario, quizá haya más, involuntarios. ¿Te apetece buscarlo? Dentro de unas semanas, la solución, con su comentario.

El adjetivo «motriz» es de género femenino, así que no lo podemos usar con un sustantivo masculino (déficit). Lo correcto es hablar de déficil motor. Este adjetivo tiene una forma en masculino (motor) y dos formas en femenino (motora y motriz). Las dos formas femeninas se pueden usar indistintamente (siempre con un sustantivo femenino, por supuesto), aunque el uso las asocia a uno u otro de manera más frecuente. Por ejemplo, en física, se suele hablar de fuerza motriz más que de fuerza motora. En cambio, solemos hablar de actividad motora más que de actividad motriz, aunque las dos formas son correctas.

Esta entrada fue publicada en Cuentos con error y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Abejas y golondrinas (busca el error)

  1. sierramar dijo:

    La ilustración es de la mano izquierda, no de la derecha, ¿no? (aparte del «Pues se verdad», que debería ser «Pues es verdad.».

  2. Nuria Viver dijo:

    El error está en el texto. El que indicas es un error, desde luego, pero involuntario. ¡Corregido! ¿Otro? Una pista: forma parte del ámbito médico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s