Sílice y silicio

¡No es lo mismo la sílice que el silicio! ¿Cuál es la diferencia? Pues muy fácil: el silicio es un elemento y la sílice es un compuesto formado por silicio y oxígeno (dos elementos), el dióxido de silicio (SiO2), también llamado óxido de silicio. Por lo tanto, no es correcto hablar de óxido de sílice o de dióxido de sílice. Es interesante para un traductor conocer esta diferencia, porque a menudo nos encontraremos con errores en el texto original. Vamos a analizar el tema con un poco más de detalle.

Para empezar, ¿qué es un elemento químico? Pues algo así como lo que representa una letra en el lenguaje, el ladrillo básico de la materia. Con las letras del alfabeto, podemos formar palabras, frases, discursos, libros… El alfabeto de la química es la tabla periódica de los elementos, donde están los 118 elementos (92 de ellos naturales y el resto fabricados por el ser humano en aceleradores de partículas) que forman los compuestos de la materia orgánica e inorgánica, que serían las palabras. Con estos compuestos, se pueden formar organismos más complejos, que serían las frases, etc.

El silicio es pues un elemento, el átomo número 14 de la tabla periódica, es decir, con 14 protones en el núcleo y otros tantos electrones dando vueltas a su alrededor. Su símbolo químico es Si. Es el segundo elemento más abundante en nuestro planeta, después del oxígeno. Así, como elemento suelto, no se encuentra en la naturaleza, pero se puede obtener a partir de los compuestos que lo contienen, sobre todo de la sílice. Tiene múltiples aplicaciones en la industria. Se puede obtener en forma de un polvo negro o en forma de cristal muy duro.

La sílice está formada por óxido de silicio, es decir, es un compuesto químico con un átomo de silicio y dos de oxígeno. Es muy abundante en la naturaleza, ya que forma la arena y participa en la formación de numerosas rocas. Es de color blanco. Según cómo se organicen los átomos de este compuesto, podemos encontrarnos ante el cuarzo, en el que los átomos se organizan en forma de red muy ordenada, o ante el vidrio, en la que los átomos no están ordenados de manera regular. Se pueden formar numerosos compuestos algo más complejos, como los silicatos, que entran en la composición de numerosas rocas.

Otra diferencia importante se refiere al lugar donde se han formado. El silicio es un elemento, por lo tanto, se ha formado en el núcleo de una estrella, como todos los elementos químicos (menos los que fabricamos nosotros en aceleradores de partículas), a temperaturas muy elevadas. La sílice se ha formado en nuestro planeta, en el interior muy caliente, aunque no tanto como en las estrellas. Ya lo decía Carl Sagan, somos polvo de estrellas. El silicio que se encuentra en nuestros huesos como oligoelemento viene de muy lejos, seguramente del sol, que alcanza una temperatura suficiente como para formarlo.

En francés:

Esta entrada fue publicada en Traducción científica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s