Planes saludables

Llega un nuevo año y con él aparecen los buenos propósitos, que después no se cumplen del todo, ¡o sí! Los planes pueden ser de muchos tipos, pero me voy a centrar en los que tienen relación con el ejercicio físico. En este sentido, lo más difícil es tomar la decisión de hacerlo y perseverar. ¿Cómo convencer a la mente de que cree el hábito del ejercicio regular? Si lo consiguiéramos, sería como una droga, necesitaríamos hacerlo. ¿Cómo se crea un hábito? Hay que hacer esfuerzos al principio, repetir, repetir y repetir, hasta que la repetición cree la necesidad. ¡Ánimo!

Ya sabemos lo importante que es el ejercicio físico para los traductores, que se pasan muchas horas sentados delante de un ordenador. La OMS recomienda practicar entre dos horas y media y cinco horas de ejercicio físico moderado a lo largo de la semana, aunque esto es lo mínimo, claro, podemos hacer más. Optemos por una hora al día, que queda más redondito. También podemos hacer ejercicio físico intenso; con menos tiempo será suficiente. ¿Cómo nos lo podemos montar? De muchas maneras, según nuestros gustos.

Caminar es un buen ejercicio. Podemos caminar una hora tres veces a la semana, por ejemplo, a un ritmo un poco alegre. Con eso ya tendremos tres días solucionados y tres horas de las cinco semanales. Podemos caminar por la ciudad (la mascarilla FFP2 nos protege también de la contaminación), por un parque grande o por una zona natural, la playa o el campo. Lo ideal es caminar por una zona natural, por supuesto; a las ventajas del ejercicio físico, se añadirá la calma mental gracias a la tranquilidad del lugar.

Nos quedan dos días, que también podemos dedicar a caminar, claro, pero, para variar, tenemos otras posibilidades: una sesión de estiramientos de quince minutos, que nos aportará flexibilidad y nos preparará para otros ejercicios; una sesión de quince minutos de ejercicios con bandas elásticas, fácil y eficaz; una sesión de quince minutos de ejercicios abdominales y lumbares, muy útiles para proteger y cuidar la zona lumbar; quince minutos de yoga, no tan sencillos como parece. Con esto, tenemos una hora, aunque nada impide hacer una sesión de media hora de dos de ellos, por ejemplo. A gusto del consumidor.

El fin de semana parece que tengamos que dedicarlo a descansar, ¿no? Bueno, sí, pero no estaría de más moverse un poco. ¿Qué tal una excursión tranquila con un objetivo cultural o social? Visitar un monumento o un parque, ir a un museo a pie, quedar con los amigos a pie…

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s