Pequeños instrumentos diagnósticos en medicina

DiagnósticoEn su práctica diaria, el personal sanitario (médicos, enfermeras, auxiliares, etc.) utiliza pequeños instrumentos para explorar al paciente, con objeto de hacer un diagnóstico o de seguir la evolución de una enfermedad. Algunos son bien conocidos por todos, como el termómetro (de alcohol o digital)utilizado para medir la temperatura corporal, la báscula, que sirve para controlar el peso del enfermo, o el bajalenguas, también llamado depresor lingual y empleado para examinar la garganta, pero otros tienen nombres un tanto extraños y quizá no todos los traductores los conozcan, sobre todo los que no se especializan en traducción médica. Vamos a hablar de los más importantes, de su uso, su nombre y su traducción al francés. Dejaremos de lado los instrumentos utilizados en cirugía, pero hablaremos de algunos instrumentos utilizados principalmente por los especialistas, como los otorrinolaringólogos o los dermatólogos.

TermómetroFonendoscopio. ¡Imprescindible! También se llama estetoscopio. Es el familiar fonendo. Los médicos y las enfermeras lo llevan colgado del cuello o en el bolsillo. Tiene una parte redonda, que se pone en contacto con la piel del enfermo, conectaFonendoscopioda a un tubo flexible que se bifurca y termina en dos auriculares u olivas, por donde se escucha. Sirve para auscultar diferentes partes u órganos del cuerpo, sobre todo el corazón y los pulmones, pero también el abdomen, para ver si existen demasiados ruidos intestinales o, por el contrario, si no hay ruidos, o los grandes vasos sanguíneos, para ver si hay soplos. La idea de este aparato tan útil, que amplifica el ruido, se le ocurrió a un médico francés del siglo XVIII-XIX, René Laënnec, aunque su estetoscopio, un cilindro, no se parece mucho al actual. El fonendo moderno suele tener un terminal doble, membrana por un lado y campana por el otro; girando el terminal, se oye por una u otra parte. En muchos casos, lo más eficaz es la membrana, pero algunos ruidos se oyen mejor con la campana. Hay fonendos que solo tienen la parte con membrana. El más famoso por su calidad es de la marca Littmann.

FonendoEsfigmomanómetro. Es un aparato que sirve para medir la presión arterial, también llamado tensiómetro, tonómetro o baumanómetro. Puede ser manual o digital. El manual puede ser de columna de mercurio o aneroide y requiere el uso del fonendoscopio. Dispone de un manguito y un manómetro. Para medir la presión arterial, se coloca el manguito alrededor del brazo del paciente, por encima del codo; después, se pone el fonendo un poco por encima del pliegue del codo, sobre la arteria Esfigmobraquial, cuyo latido se localiza previamente con los dedos; se hincha el manguito con la pera de goma conectada al manómetro hasta una presión elevada; se va bajando esta presión, deshinchando el manguito poco a poco, mientras se escuchan con el fonendo los latidos de la arteria. En el momento en que los latidos se empiezan a oír (la arteria ya no está colapsada por el exceso de presión del manguito), tenemos la presión arterial máxima; cuando los latidos se dejan de oír, tenemos la presión arterial mínima. ¡Fácil! Más fácil todavía con un esfigmomanómetro digital, que tiene un manguito y una pantalla con botones; basta con apretar un botón para que el manguito se hinche solo y la pantalla muestre la presión arterial máxima, mínima y la frecuencia cardiaca.

EsfigmoMartillo de reflejos. Es lo que su nombre indica, un martillo, con un mango de metal y una cabeza de goma que puede tener diversas formas: triangular, cilíndrica de metal con martillo reflejoslos dos extremos de goma, circular con el borde de goma, etc.; los diferentes modelos tienen su nombre propio. Sirve para explorar los reflejos tendinosos, percutiendo en las zonas adecuadas, como la rodilla. Algunos llevan ocultos en el mango una aguja y un pincel, para explorar la sensibilidad de la piel (dolor, tacto y reflejos cutáneos). Es un instrumento básico para el neurólogo, por supuesto, pero también para el resto de médicos. Los pediatras a veces utilizan martillos de reflejos con formas de animales, para distraer a los niños y evitar que lloren.

martilloLinterna médica. Se utiliza para explorar el reflejo pupilar, es decir, para ver si la pupila se linternahace más pequeña al iluminar el ojo y si ocurre lo mismo en los dos ojos. También se utiliza para explorar la garganta u otras partes del cuerpo. Sirve cualquier linterna, claro, pero las de uso médico más habituales son pequeñas, parecidas a un bolígrafo, para poder llevarlas en el bolsillo. Las utilizan tanto médicos como enfermeras, para explorar y para seguir la evolución de los enfermos.

linternaOftalmoscopio. Es un instrumento óptico que sirve para examinar el fondo del ojo. Tiene un mango para sujetarlo donde se encuentran las pilas, un sistema de iluminación y un sistema óptico. Para oftalmoscopioobservar bien el fondo del ojo, lo ideal es dilatar primero la pupila, de lo contrario, la luz del aparato, necesaria para que el médico pueda ver, contrae la pupila y se reduce la porción del fondo de ojo que se puede observar, pero puede realizarse la exploración sin esta dilatación, ¡algo se ve! No solo lo utilizan los oftalmólogos, también otros especialistas o el médico general, porque algunas enfermedades, como la hipertensión o la diabetes, pueden producir alteraciones en la retina que se pueden detectar con el oftalmoscopio. Se observan sobre todo los vasos sanguíneos de la retina, la salida del nervio óptico y la propia retina, con sus posibles alteraciones. También recibe el nombre de fundoscopio o retinoscopio. Por supuesto, los profesionales lo llaman “oftalmo”.

oftalmoscopioOtoscopio. Es un aparatito también con un mango, que contiene las pilas, y un cabezal que termina en una especie de embudo. Sobre el embudo final, se acopla un elemento de plástico que tiene la misma forma cónica pero es desechable, puesto que esta parte estará otoscopioen contacto con los pacientes y no puede usarse el mismo en diferentes personas. Se introduce la parte estrecha de este embudo en la entrada del orificio auditivo externo y permite ver, mediante un sistema de iluminación y un sistema óptico que proporciona cierto aumento, el conducto auditivo externo y el tímpano. Para enderezar las curvaturas naturales del conducto auditivo, el médico debe tirar ligeramente de la oreja hacia fuera y hacia arriba durante la exploración. Con el otoscopio, se puede ver si existe un tapón de cerumen, e incluso extraerlo con algunos modelos, si el tímpano está roto o si existe una infección del oído externo o medio, entre otras cosas. Lo utilizan mucho los pediatras. Este aparato también puede utilizarse para explorar la nariz.

otoscopioRinoscopio. Varios aparatos reciben este nombre genérico. El más sencillo consta de un espéculo nasalmango y un cabezal en forma de dos valvas pequeñas móviles que se introducen en los orificios nasales y permiten abrirlas para ver el interior de la nariz. No dispone de sistema de iluminación, así que se necesita una luz auxiliar. También recibe el nombre de espéculo nasal. Algo más rinoscopio rígidocompleto es el rinoscopio rígido, que se parece mucho al otoscopio y dispone de un sistema de iluminación y un sistema óptico. El más complejo es el rinoscopio flexible o de fibra óptica, que funciona de la misma manera que los fibroscopios utilizados para explorar los bronquios o el tubo digestivo. rinoscopio flexibleLos dos primeros solo permiten examinar la parte anterior de las fosas nasales, mientras que el tercero acaba en un tubo muy fino que se puede introducir más y permite examinar la parte posterior de las fosas nasales; además, dispone de complementos para realizar algunas acciones, como tomar muestras de biopsia.

RinoscopioEspejo frontal. Se utiliza para iluminar zonas como el interior de la nariz, la boca, el Espejo frontaloído o la vagina. Consta de un espejo circular con un orificio en el centro, que concentra la luz y elimina las sombras, y una cinta para sujetarlo alrededor de la cabeza. Se coloca el espejo delante del ojo no dominante y se dirige la luz hacia la zona que se quiere examinar. En realidad, el espejo frontal se utiliza cada vez menos, porque los aparatos que sirven para examinar el interior de las cavidades del cuerpo ya tienen luz. Es más propio del otorrinolaringólogo.

Espejo frontalDermatoscopio. Es un aparato utilizado por el dermatólogo para examinar la piel. Consta de un sistema de iluminación y un sistema de aumento, para ver los diferentes Dermatoscopioelementos de la piel y poder distinguir las lesiones pigmentarias benignas de las malignas. Ni que decir tiene que se trata de un aparato muy importante, dada la creciente frecuencia de lesiones malignas de la piel, como el melanoma. También recibe el nombre de dermoscopio o microscopio de epiluminiscencia. Los hay de diferentes tipos, incluso algunos que permiten hacer fotos y guardarlas para comparar las lesiones a lo largo del tiempo.

DermatoscopioAlgómetroAlgómetro. Sirve para medir la sensibilidad al dolor y también se llama algesímetro o dolorímetro. Existe en diferentes formas, incluso digital, pero la idea es ejercer una presión progresiva con el aplicador, que suele tener una superficie de 1 cm2, y decirle al paciente que haga una señal cuando sienta dolor; en este momento, se anota lo que indica el aparato. Suele utilizarse en enfermedades que producen dolor de tipo musculoesquelético, para valorar la mejoría o para hacer estudios.

AlgómetroEn fin, estos son algunos aparatitos utilizados en medicina. Reservo para otra entrada los endoscopios, que se introducen en el interior del cuerpo para explorar el aparato digestivo, los bronquios, las vías urinarias o las articulaciones. Su uso es más complicado y requiere personal especializado.

Publicado en Traducción científica | Etiquetado | 7 comentarios

Tabarca, una islita genial para traducir

Vista aéreaTabarca es una isla muy pequeña que se encuentra a 8 km de Santa Pola y a 22 km de Alicante. Dicen que en invierno solo viven allí 15 personas. Para mí, ha sido un descubrimiento importante, un lugar ideal para pasar unos días tranquilos paseando y traduciendo. ¡No se puede hacer mucho más! Bueno, sí, leer, leer y leer, algo muy importante para los traductores. Eso sí, hay que ir en otoño, invierno o primavera, porque en verano dicen que se pone insoportable debido al exceso de gente. Yo estuve 5 días a finales de abril y principios de mayo, ¡y éramos los únicos en el hotel! Parece increíble que haya un lugar tan tranquilo, sin coches, en nuestro mundo lleno de ruidos.

HistoriaEl nombre actual de esta islita le viene de otra isla que se encuentra muy cerca de la costa africana, en Túnez. Se trata de Tabarka, una isla que pertenecía a la República de Génova. En el siglo XVIII, la isla fue sometida por el bey de Túnez. Cuando sus habitantes fueron rescatados por Carlos III, los trasladaron, entre otros lugares, a esta isla y le pusieron el nombre de Nueva Tabarca. Además del pueblo, también entonces se construyó un fuerte, con una muralla que rodea toda una parte de la isla, donde se encuentra el pueblecito actual. Esta es la historia reciente, pero se han encontrado restos romanos, o sea que la isla estuvo poblada o al menos visitada desde antiguo. El museo que se encuentra en la isla es muy interesante para conocer las características y la historia de la isla.

Hotel TabarcaSe puede llegar a Tabarca en un ferry que sale de Santa Pola o en un ferry que sale de Alicante. Desde Santa Pola, el trayecto dura más o menos un cuarto de hora; desde Alicante, más o menos una hora. Una vez allí, es posible alojarse en el único hotel de la isla o en uno de los hostales; también existe la posibilidad de alquilar una casa del pueblo. El hotel se llama Boutique isla Tabarca y era la antigua casa del gobernador. Es un lugar encantador, tranquilo, acogedor ¡y con wifi! Solo tiene 15 habitaciones y el personal es de lo más agradable. Solo sirven el desayuno, pero en el pueblo existen muchos lugares para comer, de todos los precios.

PuebloPodríamos decir que Tabarca tiene dos partes, unidas por una especie de istmo donde se encuentra el puerto. En una parte, está el pueblo, de casas bajas, generalmente con dos plantas como máximo. Tiene algunas placitas encantadoras y una iglesia actualmente en obras. La otra parte no está habitada o al menos por algo diferente a las gaviotas y otros pájaros, que abundan; solo hay un faro, una edificación militar antigua que no se usa y un cementerio, además de una casa en ruinas. Toda la isla está protegida, de manera que hay que pasar por los caminos, para no molestar a las gaviotas, que ponen sus huevos en el suelo, en primavera, ¡todo un espectáculo!

DSCF8720¿Qué se puede hacer en la isla de Tabarca? Poca cosa… Si estás en el hotel, te levantas, miras el mar, te duchas y bajas a desayunar. Traduces unas horas en tu habitación o abajo, en una de las múltiples mesas. Luego te pones un calzado adecuado y te vas a dar la vuelta por la parte deshabitada, lo cual te tomará una horita. El camino va por la orilla del mar, algo elevado, aunque se puede bajar a las pequeñas playas para tomar un poco el sol y bañarse, si el tiempo acompaña. Si no es época de mucho turismo, no te encuentras a nadie, o casi. Solo te acompañan las gaviotas, muy abundantes y ruidosas si te acercas a sus huevos. En el mar, se pueden ver cormoranes y otras aves. ¡El espectáculo es magnífico! De regreso al pueblo, pasas por la única tienda que vende la prensa y te compras el periódico, comes en uno de los chiringuitos cercanos al puerto o en una placita del pueblo, o te compras un bocata y un poco de fruta. Unos minutos de siesta y a traducir un poco más. Al caer la tarde, se impone otra vuelta a la isla, ¡esta vez en sentido contrario!, y un recorrido por el pueblo. Cena de nuevo en un chiringuito o en la habitación y unas horas de lectura, o de tele, que también hay. ¡Vida sencilla!

Eso sí, la tranquilidad se acaba, o eso dicen en el pueblo, cuando llega el buen tiempo. Entonces, los fines de semana llega mucha gente y, en el mes de agosto, la cosa está casi insoportable. ¡Pero eso yo no lo vi!

Publicado en Viajes | Etiquetado | 5 comentarios

El Collège de France, formación de calidad gratis

Guillaume Budé¡Menuda institución! El Collège de France fue creado en 1530 gracias a la idea de Guillaume Budé, un traductor que trabajaba en la biblioteca de Francisco I, la Biblioteca de Fontainebleau, que más tarde sería, gracias a la agrupación de diferentes fondos, la Biblioteca Nacional de Francia. En aquella época, la Universidad de París tenía el monopolio de la enseñanza y era un tanto carca, no aceptaba, por ejemplo, la enseñanza de otra lengua que no fuera el latín y las innovaciones no eran santo de su devoción. En la nueva institución, cabían enseñanzas de hebreo, griego, árabe, matemáticas… Tuvo mucho éxito, por supuesto, dependía directamente del rey, Francisco I, y al principio ni siquiera tenía una sede propia.

Collège de FrancePodríamos profundizar en la historia de esta institución, pero mi objetivo es hablar de lo que se hace actualmente en ella y de cómo podemos aprovecharla desde fuera de París, ¡porque tienen muchos de sus cursos grabados en vídeo o transcritos! La asistencia a estos cursos, en París, también es gratuita y ni siquiera requiere inscripción. Hay diferentes cátedras que cada año ofrecen cursos nuevos sobre temas actuales. También se dedican a la investigación e incluso tienen convenios con otras instituciones, como el CNRS. Aparte de los cursos anuales, también se dan conferencias, existe una biblioteca de lo mejor y se publican diferentes tipos de textos.

Física cuánticaLas cátedras actuales son: matemáticas, física y química, ciencias biológicas, ciencias humanas e historia y literatura. Cada una de estas cátedras tiene cursos sobre diferentes temas, que duran todo el año o más de un curso académico, si es necesario. Muchos de estos cursos están grabados en vídeo y se puede acceder a ellos o descargárselos desde la página web. Teniendo en cuenta que los profesores que imparten estos cursos tienen un gran prestigio y que los temas son de lo más actual, ¡es una gran oportunidad de aprender cosas nuevas que a lo mejor podemos aprovechar!

Bichito curiosoNosotros somos traductores, así que nos interesa todo, o casi. Todo nos puede salir en una traducción, ya sea técnica, general, literaria o del tipo que sea. Somos bichitos curiosos por naturaleza o deberíamos serlo. Siempre estamos leyendo. Ahora os propongo ver y, sobre todo, escuchar en lugar de leer. ¡Vamos a estimular otra parte de nuestro cerebrito, cansado de tantas letras! Podemos elegir un curso que nos interese y escuchar un pedacito de vídeo cuando tengamos tiempo. Además de aprender algo nuevo, escucharemos hablar en francés, algo siempre interesante para un traductor de esta lengua que no viva en un país francófono.

Microbiología¿Eres traductor médico? Pues dispones de cursos sobre genética, microbiología, oncología, psicología…, siempre en sus aspectos más actuales. Están grabadas las lecciones, conferencias y seminarios de cada profesor sobre los temas de su competencia. La cátedra de historia y literatura también tiene temas superinteresantes y no digamos la de ciencias humanas. Algunos temas quizá nos parezcan muy complicados, como la física cuántica, pero algo aprenderemos, seguro, y sobre todo nos dará pie para estudiar el tema en otros documentos más sencillos.

Collège de France¡Ánimo! Los traductores no podemos dejar de aprender y el Collège de France nos da la oportunidad de hacerlo desde casa, poco a poco y en francés. ¡Aunque una visita a su sede tampoco estaría nada mal, la verdad!

Publicado en Lecturas recomendadas | Etiquetado , | 4 comentarios

Felicitación de Navidad para los clientes

Navidad 2014Se acercan las fiestas de Navidad y 2014 se acaba. Llega ese tiempo en el que todo el mundo se felicita y se desea un buen año. Nos gusten o no estas fiestas, puede ser interesante felicitar a nuestros clientes, quizá con algo un poco más elaborado que un simple mensaje por correo electrónico. Algo un poco vistoso, original, pero muy fácil y rápido de hacer. Esto puede permitirnos también recuperar el contacto con algún cliente perdido.

Navidad 4Existen páginas web que permiten hacer todo tipo de tarjetas de Navidad, gratis o no. Es una opción, desde luego. Incluso las hay animadas y divertidas. ¡A mí, siempre me ha dado miedo que alguno de mis clientes reciba la misma felicitación de más de un colaborador! ¡Qué horror! Así que prefiero hacerme mi propia tarjeta de Navidad cada año. Aunque no sea diseñadora gráfica ni tenga demasiadas herramientas o conocimientos para que salga algo excepcional. ¡Con que sea medio decente me basta!

Lo que hago es muy sencillo. Busco una foto libre de derechos en Internet, algo muy fácil desde que conozco el blog de Retrucs. Simplemente pongo en Google la o las palabras relacionadas con la imagen que quiero, como “pintura abstracta”, por ejemplo, hago clic en “Imágenes” y después en “Herramientas de búsqueda”. Me saldrá “Derechos de uso” y aquí podré seleccionar imágenes etiquetadas para reutilización, así las llaman. También se pueden buscar imágenes sin derechos en Flick o simplemente utilizar una foto propia, o hacer un dibujo. Por ejemplo, podemos usar esta imagen:

Navidad 3Ya sé, es muy sencilla, quizá no muy bonita. Bueno, da igual, se trata de un ejemplo. Cada uno puede elegir lo que más le guste y dejar volar su imaginación. El tipo de imagen depende de muchas cosas, pero hay que tener en cuenta que muchas veces no conocemos tanto a nuestros clientes como para mandarles según qué imágenes. Mejor algo cuanto más neutro mejor, a mi modo de ver, sin connotaciones religiosas, por ejemplo. Algo simple que transmita nuestros deseos de felicitar las fiestas a nuestro cliente.

¿Qué hago cuando encuentro una imagen que me gusta en Internet o tengo una foto que me parece adecuada? Pues la guardo como imagen (.jpeg) en mi ordenador. A continuación, la abro con Photophop y le añado las letras que quiero, en este caso “Feliz Navidad”. Para ello, utilizo la herramienta de texto del programa, que tiene un icono en forma de T. Elijo una tipografía que me guste y escribo el texto en el lugar que me parece mejor. Luego podré moverlo, cambiarle el color, la tipografía… Ya está. Nada más fácil. Guardo el archivo en .jpeg y procuro que el tamaño de la imagen no sea demasiado grande, porque luego la pondré en el cuerpo del mensaje, menos de 300 píxeles de altura. Lo compruebo en Photoshop, “Imagen”, “Tamaño de imagen”.

Navidad 3Este es el resultado, rápido y fácil, si se dispone de Photoshop o de una herramienta similar. Se puede complicar, si se maneja bien el programa, poniendo un marco, desdibujando los bordes o de otras mil maneras, pero lo principal es la idea y dejar correr la imaginación. Podríamos hacer algo parecido simplemente con Word. Lo esencial es no mandar un mensaje de texto puro y simple para felicitar a nuestros clientes. Ya tenemos nuestra felicitación, ahora solo tenemos que escribir un sencillo mensaje personalizado de felicitación para cada cliente y añadir la imagen debajo. En Outlock, simplemente hay que ir a “Insertar”, “Imagen” y buscarla en la carpeta correspondiente.

¿Os parece demasiado sencillo? Buff, yo no llego a más… ¡Feliz 2016 para todos!

Publicado en Herramientas informáticas | Etiquetado , | 2 comentarios

Alineación de documentos con Trados 2011

Alinear¿En qué consiste alinear documentos en el programa Trados de traducción asistida? Muy fácil. Supongamos que disponemos de un texto original y su traducción, pero no lo tradujimos con el programa Trados, quizá porque todavía no lo usábamos. Tenemos pues un texto en la lengua original y su traducción, en dos documentos, y nos interesaría tener estos pares de lenguas en una memoria, para utilizarlos en otras traducciones. La alineación consiste en crear esa memoria, que después puede fusionarse a otra. De esta manera, se pueden aprovechar traducciones antiguas para hacer crecer la o las memorias que tengamos. El único problema es que no dispongamos del texto original en formato digital, como suele ocurrir, en cuyo caso tendríamos que escanearlo o escribirlo, ¡un rollo!

Vamos a ver cómo se alinean documentos con Trados. Es una operación fácil y rápida, aunque puede dar problemas si el texto es muy largo y no se ha traducido siguiendo exactamente la misma estructura; en este caso, es mejor dividirlo en fragmentos y repasarlo un poco antes, para que se adapte a la traducción al máximo. Lo ideal es colocar los dos textos bien identificados, con una terminación diferente para cada lengua (.ES y .FR, por ejemplo) en una carpeta, para encontrarlos fácilmente y saber cuál es cuál. Una vez hecho esto, abrimos Trados y buscamos, en la barra superior, la pestaña “Alinear documentos traducidos”.

Alineación 1Hacemos clic en esta pestaña y nos saldrá una pantalla, en la que vamos a “Archivo” y “Nuevo proyecto”.

Alineación 2Ponemos un nombre al proyecto y cambiamos los idiomas de origen y destino si no nos salen los correctos por defecto, en la pestaña “General”. En esta pestaña, también podemos cambiar las reglas de segmentación en los botones “Segmentación de origen” y “Segmentación de destino”, aunque, para un texto de los habituales, no hay que tocar nada. También seleccionamos el tipo de archivo o comprobamos que corresponda al tipo de archivo que tenemos por defecto.

Alineación 3Ahora nos vamos a la segunda pestaña de esta misma pantalla, “Archivos”, en la que seleccionaremos los dos documentos, el original su traducción. Para ello, utilizamos el botón “Agregar”, que nos dará acceso a los documentos de nuestro ordenador. Buscamos el documento en la lengua original y lo agregamos. Hacemos lo mismo para la traducción. Ya tenemos los dos documentos agregados, cada uno en el recuadro que corresponde a su lengua.

Alineación 4A la derecha del nombre del texto original y a la izquierda del nombre del texto traducido, aparece un símbolo de color azul y amarillo, respectivamente. Se trata de unir estos dos símbolos con una línea, colocando el cursor en el primero, haciendo clic y arrastrando la línea hasta el otro símbolo, para que queden unidos. Tal que así:

Alineación 5Podemos dejar las pestañas siguientes tal como están y pasar a la última, “Exportar”. Aquí seleccionamos el formato TMX (el segundo) y le damos a “Aceptar”. Nos saldrá algo como esto:

Alineación 6Hacemos doble clic en el nombre del documento original para que nos salgan los textos alineados y podamos comprobar que todo está bien.

Alineación 7Cada segmento de la lengua original aparece justo al lado de su traducción. Además, los dos símbolos correspondientes están unidos por una línea. Todo funciona bien si la línea es horizontal. De lo contrario, hay algún problema de alineación que habrá que corregir. En el ejemplo, todas las líneas son horizontales y todos los segmentos del original se corresponden bien con su traducción. ¡Fantástico! En este caso, podemos confirmar todas las unidades, a través de la pestaña “Alineación”, “Confirmar”, “Todas las unidades”.

Alineación 8El punteado de las líneas que unen los segmentos se ha convertido en una línea seguida. Ya lo tenemos listo, ahora solo hay que crear la memoria. Para ello, vamos a “Archivo”, “Exportar proyecto”. Le ponemos un nombre y le damos a “Guardar”, en la carpeta que queramos. Por defecto, se guardará en la carpeta donde estén los dos documentos que hemos alineado.

Alineación 9Se ha creado una memoria en formato TMX. Para tenerla en el formato de Trados, simplemente la abrimos desde Trados y seguimos los pasos que nos indica el programa. Para ello, le damos a “Abrir memoria de traducción”, vamos a la carpeta donde la hemos guardado. ¡No está, vaya! Bueno, no hay problema, solo hay que seleccionar el formato adecuado en la parte inferior derecha para que aparezca. La seleccionamos, le damos a “Abrir” y luego a “Actualización rápida”. Una vez hecha la actualización, le damos a “Cerrar” y aparecerá la memoria transformada en el formato de Trados, que se habrá guardado en la misma carpeta que la anterior. ¡Ya tenemos lista la nueva memoria!

¿Qué pasa si los segmentos no se han alineado correctamente? ¡Tenemos un problema! Esto puede ocurrir cuando no hemos traducido exactamente el texto; por ejemplo, si hemos puesto un punto y coma en la lengua de llegada donde había un punto en la lengua original, como en el ejemplo. En este caso, la segmentación no coincide y la alineación no es correcta. Las líneas que unen los segmentos están inclinadas. Así:

Alineación 10Para corregirlo, el botón derecho del ratón nos dará acceso a diferentes funciones, como editar el segmento para corregirlo, dividir un segmento en dos (se dividirá por donde coloquemos el cursor), etc. En nuestro caso, lo ideal, para que la memoria quede bien, sería poner un punto y una mayúscula en el texto traducido, para que coincida con el original, y dividir el segmento traducido poniendo el cursor después del punto. A continuación, seleccionamos los segmentos que estén mal conectados, los desconectamos con la ayuda del botón derecho del ratón y los volvemos a conectar trazando una línea que una los dos símbolos. ¡Ya tenemos el problema solucionado!

Es muy conveniente repasar bien todos los segmentos antes de crear la memoria, para no tener sorpresas desagradables al aplicarla.

Publicado en Herramientas informáticas | Etiquetado , | 1 Comentario

Fusión de memorias en Trados Studio

MemoriaUna de las claves de la utilidad de Trados es la posibilidad de crear y utilizar memorias de traducción para poder utilizarlas en otras traducciones, aunque solo sea para consultar la traducción que hicimos de una palabra o una frase hace tiempo y de la que ya no nos acordamos. Podemos decir que las memorias son lo más sagrado del programa y cuidarlas bien debería ser prioritario, para sacarles el máximo partido.

FusionarUna de las cosas que a veces tenemos que hacer con las memorias es fusionar dos o más. Quizá tengamos una memoria que nos ha mandado un cliente y otra que hayamos creado nosotros sobre el mismo tema. ¿Para qué tener dos? ¡Mejor unirlas y así simplificar su uso! O quizá un buen día decidamos que tenemos demasiadas memorias y queremos unir algunas para no complicarnos tanto la vida. ¿Cómo se hace? ¡Es muy fácil! Vamos allá.

Abrimos el programa Trados, en mi caso la versión Studio 2011. Vamos a «Herramientas» -> «Actualizar memorias de traducción».

mem1

Hacemos clic en «Agregar memorias de traducción basadas en archivos», la que tiene la cruz verde delante.

mem2

Seleccionamos de nuestro disco duro las dos o más memorias que queramos fusionar. Quizá nos encontraremos con la desagradable sorpresa de que no nos sale ninguna memoria cuando vamos a la carpeta donde las tenemos guardadas. ¡No hay problema! Simplemente tenemos que ir a la parte inferior derecha y seleccionar «Todas las memorias de traducción admitidas».

mem3

Ahora saldrán las memorias y podremos seleccionarlas.

mem4

Hacemos clic en «Abrir» y en «Siguiente».  A continuación, marcamos «Personalizar» en la parte superior.

mem5

Ahora seleccionamos las dos memorias (o más), a la izquierda, y hacemos clic en «Agregar» para que pasen a la derecha.

mem6

 Aquí podemos cambiar el nombre de la nueva memoria, aunque también podemos cambiarlo más adelante, una vez creada la nueva memoria, por el método habitual a partir del explorador de archivos de Windows.

mem7

Ya podemos hacer clic en «Finalizar». Nos saldrá una ventana que nos sugiere que eliminemos los archivos que se han formado. Mejor decirle que sí, para no acumular archivos inútiles.

mem9

Y listo, ya tenemos las dos o más memorias fusionadas. Encontraremos la nueva memoria en la misma carpeta donde estaban las primitivas o en otra carpeta si hemos cambiado la ubicación. Nos vamos a esta carpeta y borramos las dos o más memorias originales, porque ahora ya tenemos su contenido en la nueva memoria. El procedimiento es rápido y muy útil.

 

Publicado en Herramientas informáticas | Etiquetado | 6 comentarios

La formacion autodidacta del traductor médico

Traducción médicaDesde mi experiencia como médico y traductora, me gustaría dar algunas ideas a los traductores que quieren especializarse en traducción médica y no poseen una sólida formación en el terreno científico. Desde luego, no hace falta ser médico para traducir textos de medicina, pero sí es imprescindible tener unas nociones de las ciencias que constituyen la base de la medicina, como la anatomía, la fisiología, la histología, la anatomía patológica, la biología, la bioquímica, la patología, la física médica o la farmacología. Unos cuantos libros básicos, que se pueden consultar en muchas bibliotecas, sobre todo las universitarias, nos servirán para ir adquiriendo poco a poco estos conocimientos básicos y poder traducir un abanico más amplio de textos con una calidad cada vez mayor. Media hora de lectura al día, como mínimo, sería una buena medida, con lápiz y papel al lado (o frente al ordenador) para ir anotando palabras que puedan servir de base a un glosario bilingüe con columna de significado, por ejemplo. Vamos a ver algunos textos básicos.

AnatomíaAnatomía. ¿Cómo es el cuerpo humano en su conjunto? ¿Cómo son sus órganos, sus músculos, etc.? ¿Qué relaciones tienen entre sí las diferentes partes del cuerpo y los diferentes órganos? ¿De qué partes constan? El corazón está formado por dos aurículas y dos ventrículos; los músculos se originan en uno o varios  huesos y se insertan en otro u otros, a veces tienen dos cabezas o dos vientres, y pueden tener varios tendones de origen o de inserción; el sistema nervioso central consta de encéfalo y médula espinal; el encéfalo está formado por el cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo; el cerebro tiene dos hemisferios y un montón de circunvoluciones, además de unos cuantos núcleos grises; los huesos se articulan entre sí mediante diferentes tipos de articulaciones, con movilidades diferentes. Esto y muchas cosas más estudia la anatomía y cada cosa tiene su nombre. Es muy recomendable el Atlas de anatomía humana, de J. Sobotta, en tres volúmenes o en versión mini, con excelentes esquemas, dibujos e imágenes de diferentes pruebas, como radiografías, etc. Otros libros buenos son: Anatomía con orientación clínica, de K. L. Moore, y Gray, anatomía para estudiantes, de R. L. Drake. En Internet, se pueden encontrar algunas páginas interesantes, como esta web sobre huesos, músculos y articulaciones (http://www.anatomia-humana.com/index.html#up2); pero conviene andarse con cuidado, porque lo que nos interesa es escribir correctamente los nombres y, en este sentido, en Internet se encuentran muchos errores. Es mejor formarse a través de buenos libros.

FisiologíaFisiología. Estudia el funcionamiento del cuerpo. ¿Cómo se produce la digestión y la absorción de los alimentos? ¿Cómo circula la sangre? ¿Cuáles son las diferentes funciones del riñón? ¿Qué hacen las glándulas endocrinas? ¿Cuál es el proceso mediante el cual se mueven los músculos? Y muchas cosas más. ¡Apasionante! ¡La anatomía que hemos visto antes pero ahora en acción! Junto con la anatomía, la fisiología es básica para comprender cómo enferma el cuerpo y también cómo se pueden curar determinados trastornos o lesiones. El funcionamiento del ojo, por ejemplo, es impresionante y complicado, ¡fascinante! El sistema de regulación hormonal, con hormonas que se estimulan o se frenan, también es muy interesante, además de básico para comprender el mecanismo de muchas enfermedades. Uno de los libros más recomendables es el Tratado de fisiología médica, de A. C. Guyton y J. E. Hall, un tocho para ir devorando poco a poco, que también tiene su versión reducida. Otra buena opción es Fisiología humana, de S. I. Fox.

HistologíaHistología. Es como la anatomía pero, en lugar de estudiar lo que se ve a simple vista, se dedica a la descripción de los aspectos microscópicos del ser humano, sobre todo de los diferentes tejidos. ¿Cómo es la estructura del hueso? ¿Y el tejido muscular, el tejido nervioso, la piel o la sangre? ¿Cuántos tipos de epitelio existen? ¿Y de glándulas? ¿Cómo se organiza el tejido adiposo? ¿Existen varios tipos de tejidos óseos? ¿Cómo es la médula ósea? ¿Cómo es un nervio? No llega a estudiar el interior de la célula en detalle, para eso está la citología, pero sí sus aspectos generales y su organización en tejidos. Para estos estudios, es necesario utilizar métodos de tinción, de modo que se puedan diferenciar claramente al microscopio los diferentes constituyentes tisulares. Un libro recomendable es Histología, de Finn Geneser. Otros libros también interesantes son: Histología. Texto y atlas, de M.H. Ross, Histología humana, de A. Stevens. Este pequeño atlas de histología virtual nos puede dar una idea sobre de qué va la cosa: http://wzar.unizar.es/acad/histologia/inicio.html.

Anatomía patológicaAnatomía patológica. Estudia lo mismo que la anatomía y la histología pero en caso de enfermedad, cuando los órganos y los tejidos no son normales. ¿Es lo mismo hipertrofia que hiperplasia? ¿En qué consiste la atrofia? ¿Cómo son los diferentes tipos de tumores, benignos o malignos? ¿Cómo es un hueso en la osteoporosis? ¿Cómo se ven las fibras del corazón en el infarto? ¿En qué consiste la inflamación? Como libro, puede ser útil el Robbins y Cotran. Patología estructural y funcional, de V. Kumar y también Anatomía Patológica general, de J. Ordi.

BiologíaBiología. Se define como el estudio de la vida y describe cosas tan fascinantes como la célula y sus componentes, el metabolismo celular, la reproducción de las células, su adaptación al medio, la genética, la evolución, la clasificación de las distintas formas de vida, los animales, las plantas, la ecología, etc. Es muy amplia, sí, pero existen obras que se centran en lo que interesa al médico, aunque no está de más tener nociones sobre otras formas de vida. Nos permite comprender, por ejemplo, qué son las células madre y cómo dan lugar a las diferentes células especializadas; qué son los cromosomas, el ADN, el ARN y sus funciones en la reproducción y la herencia, cómo se transmiten las características físicas de un ser vivo y muchas cosas más. Las  obras más recomendables son: Introducción a la biología celular, de B. Alberts o Biología molecular y celular, de H. Lodish.

BioquímicaBioquímica. La cosa empieza a complicarse, porque vamos a elementos cada vez más pequeños, esta vez de tipo molecular. Además de estudiar cómo son las moléculas orgánicas que constituyen la base de las células y demás elementos de los seres vivos, también nos permite conocer los procesos químicos que tienen lugar en el organismo. ¿Cómo se comporta una enzima en una reacción química determinada? ¿Cuál es la cadena de reacciones químicas que dan lugar a la degradación de la glucosa para producir energía? ¿Cómo se forma el glucógeno? Complicado pero apasionante. Un buen libro es Lehninger Principios de bioquímica, de D. L. Nelson, y también Bioquímica, de R. A. Harvey.

Patología médicaPatología médica. Estudia las diferentes enfermedades que afectan al ser humano. Describe la enfermedad, las causas, la epidemiología, los síntomas, la evolución, el diagnóstico, el tratamiento y el pronóstico. Es pues esencial para conocer todo lo referente a los diferentes trastornos que pueden afectarnos, como las infecciones, las enfermedades metabólicas, las cardiopatías, las enfermedades respiratorias, digestivas, renales, hepáticas, endocrinas, nerviosas, ostoarticulares, etc. Los libros de patología médica no suelen tratar temas de especialidades como la oftalmología, la dermatología, la ginecología, la obstetricia, la traumatología o la cirugía, que se tratan por separado. Disponemos de un libro excelente escrito en español, Medicina Interna, de Farreras-Rozman. Otros también muy recomendables son Principios de Medicina Interna, de Harrison, y Tratado de Medicina Interna, de Cecil. Los tres son libros que  se publicaron por primera vez hace ya muchos años y se van actualizando; están escritos por muchos especialistas, por lo que el nombre del autor ha pasado a formar parte del título, aunque yo lo ponga como autor.

Física médicaFísica médica. ¡Me encantaba esta asignatura en la carrera de Medicina! Estudia cosas tan sorprendentes como el comportamiento de un líquido dentro de un tubo, la elasticidad de los tejidos, la transmisión del calor y la energía, los efectos de la radiactividad y otros temas de física, pero en su aplicación al cuerpo humano. Otro aspecto interesante es todo lo relacionado con el funcionamiento los diferentes aparatos que se utilizan para el diagnóstico médico o el tratamiento, como los rayos X, etc. Podemos echar una ojeada de vez en cuando a Física para las ciencias de la vida, de A.H. Cromer, o Física para las ciencias de la vida, de D. Jou.

FarmacologíaFarmacología. Estudia los diferentes medicamentos que se utilizan en medicina para tratar todo tipo de enfermedades: antibióticos, antiinflamatorios, antiácidos, protectores gástricos, anticoagulantes, antihistamínicos, antidiabéticos, antiarrítmicos, ansiolíticos, antirreumáticos, antitusígenos y un larguísimo etcétera. Nos puede ser muy útil tener algunas nociones de la clasificación de los medicamentos y sobre todo de su forma de actuar o sus contraindicaciones. Pueden sernos útiles: Farmacología humana, de J. Flórez, o Farmacología, de H. P. Rang.

EpidemiologíaEpidemiología. Este apasionante campo de la ciencia estudia las enfermedades desde un punto de vista social, es decir, cómo se distribuyen en el mundo, qué factores influyen en su difusión, cuál es su frecuencia en determinados países, cómo se puede luchar para hacer desaparecer del planeta una determinada enfermedad o para evitar su extensión, cuál es la incidencia, la prevalencia o la letalidad de una enfermedad, cuáles son las principales causas de mortalidad o de morbilidad de un determinado país y muchas cosas más, todas ellas muy importantes en el ámbito de la salud pública. Lo que más nos interesa de este amplio campo es la manera de realizar los estudios clínicos, los tipos de estudio y su tratamiento estadístico, aspectos muy importantes de la epidemiología. Podemos encontrar información esencial en: Epidemiología clínica, de R. H. Fletcher y en Métodos de investigación clínica y epidemiológica, de J. M. Argimon.

Todos estos textos se recomiendan en las facultades de Medicina, al menos en algunas, y los utilizan tanto los estudiantes de Medicina como los profesionales en activo. Muchos de ellos están disponibles en las bibliotecas públicas e incluso se prestan, lo cual puede resultar muy útil para aprender sobre estos temas en épocas de poco trabajo. ¡Ánimo!

Publicado en Traducción científica | Etiquetado , | 39 comentarios