Buenos propósitos de una traductora para el nuevo año

ObjetivosTermina un año y está a punto de empezar otro. Una vez más, llega ese momento en el que muchas personas acostumbran a hacer planes para el nuevo año, buenos propósitos que muchas veces no se cumplen, pero que nos ayudan a conocernos mejor. Yo soy una de esas personas a las que les gusta pensar en cómo mejorar su vida o algunos aspectos de la misma al empezar un nuevo año. Quizá no sirve de mucho, ¡pero me gusta! Y cada vez me siento más inclinada a hacer cosas que me gustan, aunque no sirvan para nada, o quizá porque no sirven para nada. Así que ahí van cinco cositas muy generales que pienso que pueden adaptarse a muchos traductores. ¡Me guardo otras más íntimas para mi cuaderno privado.

Lectura1) Traducir mejor. Es un propósito que creo que debemos hacernos de vez en cuando, aunque parezca tonto. A veces, el trajín del trabajo diario nos hace olvidar que debemos intentar mejorar día a día nuestras traducciones. Simplemente ser conscientes de ello ya es un paso muy importante, porque nos induce a prestar más atención y concentrarnos en lo que estamos traduciendo, algo esencial para traducir mejor. ¿Qué más podemos hacer? Pues no olvidar la formación, a través de algún curso presencial o en línea de temas relacionados con la traducción o con algún tema sobre el que traduzcamos. Leer buenos libros, tanto ensayos como obras literarias es una buena manera de mejorar nuestras traducciones, más eficaz si leemos con atención e intentamos hacer una lectura reflexiva y buscar el significado de las palabras o expresiones que no conozcamos. Asistir a congresos, jornadas o actividades relacionadas con la traducción o con otros temas también es muy útil; además de aprender cosas nuevas, nos ponemos en contacto con personas que trabajan en el ámbito de la traducción, lo cual es enriquecedor. Otra buena manera puede ser apuntarse a una asociación de traductores.

Cliente ideal2) Buscar nuevos y mejores clientes. La vida del traductor autónomo, al menos de muchos de ellos, es una eterna búsqueda del cliente ideal, pero también una eterna búsqueda de nuevos clientes que nos ofrezcan traducciones sobre temas nuevos, que nos permitan aprender cosas nuevas y nos ofrezcan nuevos retos. Claro que también están los que prefieren la estabilidad de un cliente fijo. ¡No es mi caso! Prefiero no dejar de buscar siempre nuevos clientes, en España y en el extranjero. ¿Cómo? Las redes sociales (Linkedin, Viadeo…) son una buena manera, así como los portales de búsqueda de empleo o las asociaciones de traductores. Asistir a congresos también nos puede permitir conocer a posibles clientes. Para presentar nuestros servicios, quizá es una buena idea confeccionar un buen currículo y un folleto informativo, de una página, para presentárselo a los posibles clientes. Una tarjeta de visita es también sería muy adecuado. Si además tenemos una página web o un blog, tanto mejor.

Tiempo libre3) Tener más tiempo libre. ¡El propósito de toda la vida! Mi ilusión sería traducir 4-6 horas al día y tener el resto libre, además de no tener que traducir los fines de semana y tener unas buenas vacaciones. No lo he conseguido, de momento, pero no pierdo la esperanza, porque tengo más tiempo libre cada año que pasa. ¿Qué hay que hacer para conseguirlo? Creo que, ante todo, es una cuestión de decisión. ¡Hay que decidirse a no pasar todo el día y parte de la noche delante del ordenador! Es cuestión de organizarse. También es cuestión de tener buenos clientes que te paguen buenas tarifas. ¡Claro, qué bonito! Ser optimista en este sentido ayuda mucho, aunque parezca mentira. Valorarse como traductor es esencial. Así que este año me levantaré más temprano y reservaré la parte final de la mañana a algo que no sea traducir, ya veremos qué. Por la tarde, intentaré terminar el trabajo temprano para tener unas horas libres. ¿Y para qué quiero tener más tiempo libre? Pues, por ejemplo, para leer. Sí, quiero leer o releer a los clásicos y buscar buenos libros. También para asistir a conferencias o visitar exposiciones, o simplemente para pasear, hacer ejercicio o viajar.

Ejercicio4) Hacer ejercicio. También el eterno propósito. Bueno, algo he hecho este año, pero hay que hacer ejercicio de forma regular. No vale matarse durante unas semanas y luego pasarse tres meses sin despegar el culo de la silla. Las recomendaciones de la OMS dicen que conviene hacer un mínimo de 150 minutos de ejercicio moderado a la semana, ¡solamente dos horitas y media, 30 minutos de lunes a viernes! Dicen que lo ideal es hacer 300 minutos de ejercicio moderado a la semana, 5 horas. Si caminamos una hora al día a paso ligero, ya cumplimos con estas recomendaciones. Claro que, si vivimos en una gran ciudad contaminada, quizá no sea lo más prudente, a no ser que encontremos un lugar saludable. Podemos caminar un par de días y dedicar los otros tres a otras actividad: gimnasia, bicicleta, natación… También me parece interesante no pasar más de una hora sin levantarse de la silla, algo realmente difícil para un traductor; para esto, pueden ser útiles estas sencillas estrategias. Como siempre, proponérselo es lo principal.

Tren5) Viajar. ¡Cómo me gusta viajar! ¡Y qué importante me parece para el traductor! Siempre se aprenden cosas nuevas y se ve la vida de otra manera. Me llevo mi ordenador portátil y el trabajo, me busco un apartamento bien de precio pero con una buena vista y con Internet, y me largo, con mi pareja (es lo ideal) o yo sola (tampoco está mal). ¿Adónde? Cada estación del año tiene sus lugares, ya conocidos o nuevos. Me gusta visitar lugares nuevos, pero también volver a lugares que ya conozco bien. El este o el sur de España en invierno son buenos lugares, porque no hace demasiado frío y tienen sitios muy bonitos para caminar mi horita al día o más. En verano, prefiero buscar lugares fresquitos, como la parte norte de la meseta española o las montañas. En fin, en su momento, ya veremos. Y si el dinero lo permite, ¿qué tan un gran viaje por el extranjero? ¡Hay tantos lugares que me gustaría conocer! Japón, Canadá, Rusia, Polonia… ¡Si encontrara a mi cliente ideal! De todos modos, unos días en Montserrat y una semanita en la isla de Tabarca me bastan.

Cinco propósitos para todo un año quizá parezcan pocos, pero así a lo mejor los llevo a la práctica. Este año sí, seguro, los voy a cumplir…

Adelante

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida cotidiana y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Buenos propósitos de una traductora para el nuevo año

  1. Pingback: Los 100 mejores artículos de traducción, interpretación y lengua de 2015 | 20.000 lenguas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s